bg-021pay-02.png

¿Por qué la inclusión financiera mejora el estilo de vida de las personas?


 

Considerar pedir un préstamo a una institución financiera puede no ser un trámite sencillo para muchas personas porque requiere del cumplimiento de ciertos requisitos que pueden ser a veces inalcanzables, aunado a la escasa educación e infraestructura financiera que existe en el país. Y no solo ello, obtener tu primera cuenta bancaria, algún seguro o lograr una cuenta de ahorro para el retiro, también puede no ser accesible para todas las personas.



En los últimos años se han implementado diversas acciones para aumentar el porcentaje en términos de inclusión financiera. En 2012, el 56% de las personas adultas en México tuvo al menos un producto financiero; en 2015 aumentó al 68%; en 2018, 2 millones de personas más se sumaron a la lista de beneficiados con al menos un producto financiero.


De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval, la inclusión financiera busca que la población mejore la administración de sus recursos a través del acceso y uso de productos y servicios financieros, como el ahorro, crédito, seguros y ahorro para el retiro; por ello, la inclusión financiera puede ser clave para reducir los niveles de pobreza de la población.


Mejorar los programas de inclusión financiera así como sumar esfuerzos para ampliar la educación financiera en el país, permitirá que al acceder a cualquier servicio financiero, las personas puedan utilizarlo de forma adecuada.


La calidad de vida de las personas aumentaría si tuvieran acceso a ciertos servicios financieros tales como el ahorro, créditos formales y tarjeta bancaria:


  1. Ahorro. Incentivar el ahorro tiene un efecto positivo en el bienestar de la población, debido a que disminuye el nivel de endeudamiento de los hogares. Incluso permitiría transformar la percepción que tienen las familias mexicanas sobre su situación financiera.

  2. Créditos formales. Lograr que las personas accedan a un crédito para impulsar su propio negocio o alguna actividad de autoempleo sumará de manera positiva en sus ganancias y en la expansión de sus actividades.

  3. Tarjeta bancaria. Tener una tarjeta bancaria (débito o crédito) permitiría que accedan a nuevos servicios, pues amplía su universo de compra al poder adquirir productos en línea, incluso les da la opción de pagar servicios digitalmente, a través de una computadora, tableta o celular inteligente. Este tipo de operaciones, básicas para muchas personas, siguen siendo inalcanzables para algunos sectores de la población.








2 views0 comments

Related Posts

See All

En los últimos años, al hacer uso de ciertas aplicaciones, principalmente financieras o bancarias, hemos sido testigos del uso de los datos biométricos, como son los patrones faciales o la voz, y el m

Seguro has visto que ahora se pueden hacer pagos en establecimientos desde el celular (sin necesidad de una terminal) o mandar dinero desde una aplicación. El desarrollo de estas tecnologías son cread